tango contact
tango contact
Una buena excusa para permitirse abrazar y ser abrazado - © efraindavila.com

El abrazo, la postura, el eje, los cuerpos, no son lo único que se compromete cuando se baila el tango. Con cada paso, ocupamos el espacio que otro nos deja, buscamos el contacto, nos hacemos uno. A través de técnicas relacionadas con el contact improvisación se puede lograr una real armonía entre las personas. Una fusión de tango y contact nos permite explorar esta danza con todos los sentidos dispuestos.

El contact improvisación se centra en el dar y recibir, en el escuchar y permitirnos decir. Dejarse caer y confiar que el otro a tus espaldas te sostiene. Con este tipo de ejercicios se construye el eje, se concientaza sobre los movimientos propios y ajenos, pero por sobre todo aumenta la confianza en la pareja.

Muchas veces el exceso de técnica hace del tango una danza demasiado precisa. Los aspirantes a bailarines deben de tomar muchas clases para lograr relajarse hasta que surja la posibilidad de improvisar. Dejarse llevar no es tarea fácil, y el rol de la mujer lo exige como condición primera. Es así como nace el Tango-Contact que busca la fusión de la música y los cuerpos, disponerse al contacto, soltarse, dejarse ir.

Esta práctica puede realizarse desde el comienzo, sin saber nada de tango, formándose así con una base integral que predisponga a los cuerpos a contactarse y a conectarse. O bien, el tango contact es perfecto para los bailarines que relegaron su sensualidad en búsqueda de una mejor técnica para el baile.

En última instancia el tango-contact es una buena excusa para permitirse abrazar y ser abrazado.
Efraín Dávila
tips del tango contact
Se recomienda asistir a las clases con ropa cómoda y medias para realizar ejercicios descalzo.
Los ejercicios son para personas de cualquier edad y condición física.
Galeno
galería de imágenes de tango